Boda de Araceli y Jesús

Araceli y Jesus son una pareja que comparte su vida entre varias ciudades porque se tiene que repartir entre familia, trabajo, amigos… Por eso, la preboda fue en Lerma Burgos, su boda en Valladolid y su post boda que fue en Toro, Zamora.

Una sesion muy romantica en Lerma, su lugar de trabajo, para realizar la preboda y comenzar así los preparativos del gran día.
Al principio, un poco con vergüenza, como nos pasa a todos cuando nos ponemos delante de un cámara. Sin embargo, entre risas y mucho cariño se fueron relajando y conseguimos dos cosas: Conocer a esta pareja que se quiere muchísimo y ver un pueblo digno de visitar con calma. Muestra de ello son algunas de las fotografias que os mostramos a continuación.

La boda perfecta fue en Valladolid, ciudad de nacimientoo de Araceli. con muchos nervios visitamos las casa donde se prepararon para el gran día. Araceli nos contó un bonito detalle para con sus amigas. Escribió el nombre de todas sus amigas solteras en la suela de sus preciosos zapatos de tacón para pronto tuvieran la suerte de casarse también.

Llegamos a la Iglesia de la Antigua, en el corazón de la ciudad, decorada con unas preciosas flores y donde un gran cochazo llevó a la novia. En una ceremonia muy emotiva, no faltaron las risas y también las lagrimas pero de alegria claro.

Cuando salimos de la ceremonia paseamos muy cerquita de la iglesia, por los jardines y el paseo que conduce hasta la catedral de Valladolid y mientras hizimos algunas de estas bonitas fotos que podéis ver acontinuación.

Ya en el restaurante reinó la fiesta; comer, beber y disfrutar de sus invitados.

Como broche final y tras un maravilloso vals, se divirtieron en el photocall. Puedo asegurar que no faltó nadie por pasar por delante de la cámara e inmortalizar en foto la diversión del momento.

La postboda no podía ser menos que el resto del reportaje, asi que nos fuimos a Toro, Zamora, la ciudad que vío nacer a Jesus.

Pusimos el listón muy alto porque las otras partes del reportaje habian sido fabulosas y los novios tenían unas grandes espectativas y nosotros también.

Así una tarde nos fuimos para allá y he de reconocer sobre todo que la gente de Toro es encantadora y que nos acogió con mucho cariño.

El reportaje de postboda trascurre a través del tiempo y la historia de esta bonita ciudad. A la vez que hacíamos fotos descubríamos rincones muy íntimos arropados por las luces de pequeñas farolas las cuales nos permitían mostrar el cariño y la ternura que se tienen estos chicos.

Tanto hay por ver y descubrir en Toro que se nos hizo de noche casi sin darnos cuenta, asi que a la luz de la luna y la iluminación de la ciudad terminamos una sesión de postboda muy personal y hermosa que cuenta cómo puede nacer el amor a pesar de las distancias.

Y esto fue lo que sucedió; desde el primer minuto que pasamos con Araceli y Jesus fue muy divertido y se notaba como colaboraban en cada una de las partes del reportaje. Podemos decir, que tiene lo que se merecen, unas fotos increibles y un recuerdo que jamás podrán olvidar.

Esperamos que os gusten tanto como a nosotros.

Te ha gustado? Compartelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja un comentario